Saltar al contenido

Las siguientes frutas 6 en total que contienen más calorías

07/06/2024
Las siguientes frutas 6 en total que contienen más calorías

Las frutas son famosas por su alto contenido de vitaminas y minerales, además participan significativamente en la contribución de energía debido a su valor calórico. El valor calórico de los alimentos varía en función de su tipo y grado de maduración, esto proporciona la energía precisa para llevar a cabo los deberes del día a día. Esta energía es fundamental para la acción física y la capacidad mental. Entender la cantidad de calorías que contienen los alimentos puede colaborar a tener un mejor control de la ingesta diaria para conservar una buena energía.

Estas son las seis frutas que contienen más calorías

El coco: es la fruta que tiene la mayor cantidad de calorías por 100 gramos, con un total de 350. La elevada cantidad de calorías se encuentra debido a que su cuerpo está compuesto por tres cuartos de grasas, en su mayoría Saturadas. Aunque es importante ingerirlo con sensatez, su contribución importante de potasio apoya a evitar la retención de agua.

El aguacate o palta además es graso, y contiene entre 150 y 200 calorías por cada cien miligramos, en función de la especie. Sin embargo, las grasas que se encuentran en la fruta son sanas y colaboran a regular el colesterol. También, la palta constituye un importante reservorio de vitamina E y de potasio. No se aconseja su ingesta excesiva en el caso de que se desee bajar de peso.

Higo: es conocido por ser una fruta altamente digestiva debido a su alto contenido de fibra. Sin embargo, también tiene un alto nivel de azúcares, proporcionando unas 74 calorías por cada 100 gramos. Se sugiere limitar su consumo a dos unidades diarias si se pretende reducir el sobrepeso.

El plátano o banana tiene un 20% de carbohidratos y es una excelente fuente de potasio, esencial para la contracción muscular, lo que lo convierte en una fruta popular entre los deportistas. Sin embargo, debido a sus 89 calorías por cada 100 gramos (considerando una banana pequeña), se recomienda consumirlo con moderación en casos de sobrepeso y ausencia de ejercicio físico.

Chirimoya: una fruta originaria de Perú, tiene un alto contenido en carbohidratos y un aporte moderado de fibra, proporcionando unas 75 calorías por cada 100 gramos. Por este motivo, es preferible no abusar de su consumo, siendo recomendable ingerirla en las primeras horas del día para aprovechar mejor su aporte energético.

Uva: Es una de las frutas con mayor contenido de azúcares. La uva blanca tiene alrededor de 72 calorías y la uva negra aproximadamente 110 calorías por cada 100 gramos. Por tanto, se sugiere consumirla con moderación para evitar un exceso de calorías.

Cuáles son los beneficios del coco para la salud
Cuáles son los beneficios del coco para la salud

Cuáles son los beneficios del coco para la salud

El coco, una fruta tropical conocida por su versatilidad y beneficios nutricionales, se destaca por su capacidad para mejorar la salud intestinal y proporcionar energía. Rico en fibras y con carbohidratos de bajo índice glucémico, el coco favorece el funcionamiento intestinal y contribuye a la regulación de la glucosa en la sangre.

Además de sus altos niveles de fibra, el coco contiene potasio, un mineral esencial que ayuda a eliminar el exceso de sodio en el cuerpo. Esto puede ser particularmente beneficioso para mantener el equilibrio de electrolitos y la hidratación.

El perfil nutricional del coco es variado y comprende varios micronutrientes importantes, entre ellos el potasiofósforomagnesio y calcio. En términos de vitaminas, el coco es una fuente de vitaminas del grupo B, vitamina E y carotenoides, las cuales desempeñan roles cruciales en el metabolismo y la salud general.

Por su valor nutritivo, el coco es un alimento ideal para quienes practican actividad física. Proporciona energía y ayuda en la recuperación muscular post-ejercicio. La presencia de minerales en el coco es fundamental para reponer los nutrientes que se pierden durante la actividad deportiva, acelerando así la recuperación del organismo humano.

Quiénes deberían evitar el consumo de coco

Las personas con problemas cardiovasculares deben tener especial precaución con el consumo de coco. Debido a la alta presencia de grasas saturadas en la composición del coco, su ingesta debe ser moderada, especialmente en individuos que padecen enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular.

Quienes tienen dificultades digestivas deberían reducir la cantidad de coco en su dieta. La piel marrón que recubre la pulpa del coco es particularmente difícil de digerir para algunas personas, lo que puede complicar los problemas digestivos existentes.

El coco es conocido por sus propiedades nutritivas, pero el contenido elevado de grasas saturadas puede aumentar el riesgo de problemas cardíacos si se consume en exceso. Los profesionales de la salud recomiendan consumirlo de manera puntual y siempre con moderación. Además, se aconseja optar por versiones sin la piel marrón para minimizar posibles complicaciones digestivas.

Se destaca la importancia de seguir una dieta equilibrada y de consultar a un médico o nutricionista antes de introducir cambios significativos en la alimentación, sobre todo para quienes ya tienen condiciones de salud preexistentes.

Por qué son importantes las calorías para el cuerpo

Las calorías representan una fuente esencial de energía para el cuerpo humano, necesaria para llevar a cabo desde las acciones más cotidianas hasta las actividades físicas más intensas. Los hidratos de carbonograsas y proteínas presentes en los alimentos aportan la energía necesaria en forma de calorías, que el organismo utiliza para sus funciones vitales y almacenando el excedente como tejido graso.

Una cantidad equilibrada de calorías, proveniente de una dieta balanceada, es fundamental para mantener un peso saludable y evitar tanto el exceso de grasa corporal como problemas derivados de una ingesta calórica insuficiente, como la debilidad y pérdida de masa muscular. Es destacable que los carbohidratos y proteínas aportan 4 calorías por gramo, mientras que las grasas proporcionan 9 calorías por gramo.

El cuerpo humano emplea estas calorías en distintos procesos. Una parte significativa es destinada a sostener las funciones vitales basales, conocidas como metabolismo basal, mientras otra se emplea en la termogénesis y en actividades físicas diversas. En consecuencia, el equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético es crucial para la regulación del peso corporal y la salud en general.

Para movilizar las reservas de grasa acumulada y afrontar problemas como la obesidad, es posible incrementar la actividad física, reduciendo al mismo tiempo la cantidad de calorías ingeridas. Este doble enfoque ayuda al cuerpo a recurrir a sus depósitos de energía, contribuyendo a la pérdida de peso de manera efectiva y sostenible.

Con información de Infobae